@YmiMundoCambio

viernes, 15 de septiembre de 2017

HOY LEEMOS: BOTONCITO

Hace unas semanas desde Editorial Juventud nos hicieron llegar un regalo muy especial y es que... ¿qué si no son los libros?.


Antes de entrar "en materia" he de contar la anécdota de la llegada del libro a casa... ¡y es que los peques son totales!.

Recibí el paquete en mi lugar de trabajo y esperé para abrirlo cuando recogiera a Martín, ya sabéis lo que le gusta a un niño abrir un paquete, y claro... ¿qué madre no iba a darle ese pequeño gran gustazo a un hijo?. Creo que fue el día que más rápido llegamos a casa, con la promesa de que él sería el encargado de abrirlo no se entretuvo ni un momento por el camino de vuelta. Abrazaba el paquete como si le fuera la vida en ello y cuando llegamos a casa y lo abrió... su cara fue total "¡Mamá, yo quería un disfraz de Cat Noir!".

Pero, como ya os he dicho, nosotros en casa consideramos los libros como grandes regalos y, aunque una servidora ya no puede leer tanto como le gustaría, desde bien pequeñito en casa han ido entrando libros para el peque, su librería es extensa y accesible para él, así cuando quiere "leer" un cuento o quiere que se lo contemos (diferencio porque de un tiempo a esta parte le gusta "leer" sus libros y nosotros encantados de que con 3 años se interese ya por la lectura) él mismo lo elige y lo coge.

Con la llegada de Botoncito no fue menos, superado el "disgusto" inicial quiso rápidamente investigarlo, descubrirlo y, por supuesto, que lo leyéramos juntos...

Botoncito ayuda al niño a lidiar con el hecho de crecer.

Botoncito narra la historia de un pequeño botón de la camisa de una niña llamada Ana. Botoncito es feliz junto a su amigo Ojalito en el cuello de la blusa de la pequeña hasta que un día, el hilo que lo mantiene cosido se rompe... es entonces cuando descubrirá todo un mundo en la habitación de la niña descubrirá a otros personajes en rincones olvidados de la habitación... A través de unas dulces y preciosas ilustraciones vamos a poder tratar valores como la empatía, hablar sobre la infancia y el hecho de crecer, los recuerdos y las experiencias de la vida.

Las delicadas ilustraciones del libro ayudan a narrar y comprender la historia
Una dulce y sencilla historia que mostrará a los pequeños que, el hecho de crecer y dejar atrás su etapa de bebés no es motivo de tristeza y que siempre quedarán en nuestros recuerdos los momentos felices.

Sonajero enseñó a Ana a reir, ahora ella ya es mayor y siempre lo recordará.
la calificación de edad para este libro según Ed.Juventud es para niños de +5años pero Martín, con 3 y medio lo ha disfrutado mucho. Su lectura es sencilla y usa un vocabulario cercano para el niño, además a través de los dibujos podemos seguir la historia fácilmente.

Botoncito ha llegado en un buen momento a nuestra vida ya que, con el comienzo de la nueva etapa de Martín en el Cole de Mayores hemos/tenemos que ir diciendo adiós a algunas "cosas de bebé" para dar paso a las de "Niño Mayor".

Sin duda Botoncito ayudará a nuestros pequeños a aceptar el paso del tiempo y afrontar las nueas etapas con alegría. En casa nos encanta poder explicar y experimentar emociones a través de los libros, ¿y vosotros?, ¿os gusta utilizar la literatura infantil para el aprendizaje de vuestros peques?.

¡Un besote rebonicos!.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

VUELTA AL COLE: NUESTRA EXPERIENCIA Y 5 CONSEJOS PARA ENTRAR CON BUEN PIE



El  lunes daba inicio el curso escolar en la Comunidad Valenciana, muchos niños volvían a reencontrarse con sus amigos, sus profesores, a estrenar mochilas, libros... y ahí entre todos esos niños y niñas, estaban unas pequeñas personitas que se enfrentaban a un nuevo reto: El Cole de Mayores.

Los nacidos en el 2014 inician este año su escolarización (recordar que, de momento, en España la escolarización no es obligatoria hasta los 6 años pero se ofrece la posibilidad de escolarizar con 3 años), y con ella dejan atrás una etapa, ya no son considerados bebés, aunque no nos engañemos... para las mamás siempre serán nuestros pequeñines.

En muchos centros establecen distintos periodos de adaptación para que los peques se hagan con el nuevo entorno, muchos de ellos han estado siempre en casa con los papás, los abuelos o algún familiar o cuidador y esto de salir de su "zona segura" es todo un trauma, como es lógico y normal.

Hay centros que establecen unas horas progresivas de entrada y estancia en el centro, con y sin papás/acompañantes, otros deciden que los pequeños vayan entrando en grupos reducidos 4-5 niños cada día (como ha sido en el caso de Martín) para que aquello no sea un caos y vayan conociendo el espacio con calma y, los menos, ¡ni periodo de adaptación ni tres leches!, a saco Paco que dice aquél.

Martín entró en el segundo grupo y ayer martes fue su primer día. 

Martín su primer día de Colegio

Durante todo el curso anterior hemos ido preparando el terreno para este cambio que, inevitablemente, se avecinaba. Desde l'Escoleta (Centro de Educación Infantil o Guardería como mal la llaman algunos) nos ayudaron mucho con esto... nombrábamos mucho el tema del cambio de Cole, pasábamos a menudo por el centro donde iba a asistir a clase e incluso casi al final del curso, l'Escoleta hizo varias visitas a los Colegios de la zona para que se fueran familiarizando con el entorno.

Martín al principio era reacio al cambio, desde los cinco meses de vida había estado con sus profes de l'Escoleta que lo habían llenado de mimos y abrazos continuos. 

Sesiones Vuelta al Cole by El Globo Rojo
A pesar de que le decíamos que muchos de sus amigos (casi todos en realidad) iban a ir con él al nuevo Cole él no estaba nada convencido, "¿pero nombredesuprofe va a venir conmigo al nuevo cole?" preguntaba sin parar... "No cariño, nombredesuprofe se tiene que quedar en este cole para cuidar y enseñar a los otros nenes", parecía que no muy convencido lo aceptaba... aunque al poco te volvía a hacer la misma pregunta. ¡Por empeño no iba a ser!

Durante el verano seguimos nombrando el nuevo Cole y contándole historias sobre lo que iba a hacer, lo bien que se lo iba a pasar y como iba a ser su día a día. Íbamos allanando el terreno.

Otra de las cosas que consideramos que sería buena para él fue que, junto con nosotros, asistiera a la reunión personal que tuvimos antes del inicio del curso con la que será durante estos tres próximos años su Tutora. No queríamos que entrara a un sitio que no conocía, con alguien a quien no había visto nunca, y la verdad es que fue todo un acierto.

El "flechazo" fue instantáneo, Martín es un zalamero y la verdad es que su Profe es un encanto, nos enamoró a todos. Ella misma se encargó de prepararle un sitio junto a su lado durante la reunión y se dirigió en varias ocasiones exclusivamente a él, algo que nos pareció maravilloso, porque realmente la entrevista es para que se conozcan al peque y al Tutor/a, no a los Papás.

Fotografía by El Globo Rojo (2017)
 Martín salió tan contento que desde ese día hasta que ayer por fin empezó todos los días preguntaba cuándo iba a ir al Cole para ver a su profe.

Y llegó el tan ansiado día, el día de antes estaba tan emocionado que no pudo ni dormir siesta, por la noche, agotadísimo, tuvimos que "obligarle" a ir a la cama... en 2 minutos cayó rendido.

Sus primeras palabras al levantarse fueron: "¿Hoy ya voy al Cole?" y cuando le dije que sí al grito de "¡Biiieeeennnn!" se puso a dar saltos de alegría. Puedo prometer y prometo que esto es real y no es producto de mi imaginación, es más, pensé que tenía que haberlo grabado para tener un documento gráfico que mostrarle cuando dentro de seguro que unos pocos años nos vaya con la canción de que no quiere ir al Cole.

El camino de casa hacia el Colegio fuimos repasando una vez más lo que iba a acontecer ese primer día y lo que sería su rutina en clase. Ya sabéis que para los peques es muy importante saber qué va a pasar en todo momento, la incertidumbre y el caos o falta de rutina (lo que no significa ser la Teniente O’Neill) les genera estrés y nerviosismo.

Pues oye... ¡parece que al menos este primer día nos funcionó!, fue ver a su Profe y salió corriendo a darle un beso y un abrazo, también le hizo un dibujo en el desayuno que le entregó muy orgulloso (y aquí la madre emocionada perdida). Se puso en la fila, un besito y un adiós y ¡ale!, para dentro con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Y la salida?, pues... ¡que no se quería ir!, y eso que mi peque va del tirón de 9 a 17h.

Sesión Vuelta al Cole by El Globo Rojo (2016)
 Ahora lo que esperamos y deseamos es que esta alegría se repita día a día y que, aunque estamos seguros de que habrá días que cueste un poquito más entrar... el ir al Cole sea algo divertido y que se hace con ganas.

Quizás sea mamá/papá de un peque que en los próximos días inicia su etapa de Educación Infantil, o quizá el próximo año, o al siguiente... si es así te animo a que pongas en práctica estos 5 consejos para entrar con buen pie el primer día de Cole que hicimos nosotros y que, si no quizá han sido lo que han hecho que Martín entre con una sonrisa a clase su primer día de Colegio, nos han ayudado a asumir y aceptar un cambio importante en la vida de nuestro pequeño:

1.- ANTICIPATE AL CAMBIO. Háblale a tu hijo de lo que va a suceder, aunque aún falte tiempo para ello, cuéntale que cuando pase el verano, cuando volváis de las vacaciones irá a un Cole nuevo donde conocerá a más niños como él/ella y donde se lo pasará genial y aprenderá un montón de cosas nuevas.

2.- VISITAR EL CENTRO. Si tenéis ocasión, ya sea porque algún conocido o familiar (hermanos, primos...) acuden al centro donde irá vuestro hijo, llevadle a conocer las instalaciones, a que pase un rato en el centro... y si no conocéis a nadie siempre podéis solicitar una visita al mismo.

3.- UN CUENTO ANTES DE DORMIR. Seguro que como a Martín, a vuestros chiquitines les encanta que, antes de dormir, les contéis una historia. ¿Qué mejor cuento que uno protagonizado por ellos? y si ya transcurre dentro del Centro... ¡Segurísimo que les encantará!

4.- ENTREVISTA PERSONAL. Es una práctica muy habitual en el primer año de Infantil, pero si en vuestro centro no lo hacen, seguro que sí harán una reunión colectiva, preguntad si pueden acompañaros los niños. Ese primer contacto Profe-Alumno ayudará a que el primer día no se adentre en un mundo totalmente desconocido, una cara amiga siempre lo hace todo más fácil.

5.- REPASAR EL DÍA A DÍA. Que los peques sepan qué va a pasar, que papá/mamá (o quien esté a cargo de su cuidado) va a volver a por ellos. Que sí, que nosotros lo tenemos claro pero ellos, pobres míos, no tanto... si se van a quedar a comer en el cole, qué van a comer, quién irá a recogerlos... Y no os canséis de repetirlo una y otra vez, contra más lo tengan interiorizado más tranquilidad les dará.

Espero que vuestro inicio de curso haya sido tan feliz como el nuestro y que, si podéis/queréis llevar a la práctica alguno, estos humildes consejos os sean de ayuda. Y vosotros... ¿cómo habéis vivido la vuelta al cole?.

----------------------------------------------------------------------------------

P.D.: Si os gustan las fotos tan molonas de Martín podéis ver más trabajos tan chulis como este en la web de El Globo Rojo.





miércoles, 26 de julio de 2017

LOCALES KID-FRIENDLY: PLAYGROUND ART CENTER

Este verano, ya que nuestras vacaciones van a ser en la ciudad, nos hemos propuesto encontrar locales "Kid-Friendly" donde pequeños y grandes podamos disfrutar. Y sin duda el que hoy os presentamos es un local con mucho ARTE.

Imagen extraida de la web de Play Ground Art Center

Esta semana le toca el turno a Play Ground Art Center, una escuela de arte en el centro de Valencia donde mientras los peques se divierten recibiendo una de sus múltiples clases ya sea danza, pintura, teatro... los papás y/o cuidadores a su cargo pueden disfrutar de sus preciosas instalaciones tomando un tentempié o, por qué no, ser alumnos también!.

Imagen extraida de la web de Play Ground Art Center

Conocimos el local gracias a nuestra queridísima Marisa de La Estrella de Gael, que nos invitó a acudir a la presentación de un libro infantil "Corre, Tomás! ", de Clara Cabrera, muy pronto os hablaremos de Clara y su libro en el blog.

Imagen extraida de la web de Play Ground Art Center

Imagen extraida de la web de Play Ground Art Center

Todas las actividades que nos ofrece Play Ground Art Center Valencia se imparten en inglés, teniendo así la oportunidad de, además de desarrollar la actividad que más nos guste, aprender o perfeccionar este idioma.

Imagen extraida de la web de Play Ground Art Center

Play Ground Art Center nos ofrece actividades para toda la familia, pero tambien estarán encantados de que vayáis a visitarlos y tomar un café con ellos. Su local, una antigua fábrica de hilos en la calle Historiador Diago, Núm 3 dispone de acogedores y tranquilos rincones que invitan a la charla y como debe de ser un local Kid-Friendly que se precie, también tiene un rinconcito para nuestros peques donde pueden leer, pintar y jugar!.

www.Ymimundocambio.com
Martín expresando su arte

Sin duda, Play Ground Art Center es un muy buen plan de ocio para peques y mayores este verano!. Os invitamos a que os acerquéis a conocerlos, seguro que os gustará. 

miércoles, 19 de julio de 2017

LOCALES KID-FRIENDLY: SEQUER LO BLANCH

Hace un par de semanas, junto con algunas otras "Mamis en Valencia" fuimos a conocer y pasar una tarde estupenda a una Horchatería-Arrocería (como las que ya quedan pocas) en plena huerta valenciana, Sequer lo Blanch.


Si queréis degustar la horchata típica valenciana, la de toda la vida, sin duda, tenéis que visitar Sequer lo Blanch. Y, si además de tomar una horchatita fresca con fartons caseros y recién horneados en su magnífica terraza con vistas a los campos de chufa, (bueno, realmente la Horchatería se encuentra rodeada de ellos) queréis conocer más sobre la história de la chufa y elaboración de productos a través de la chufa, concertando previamente os acompañarán en una visita guiada muy chula y divertida, muy recomendable incluso para ir con niños. ¡Martín quedó maravillado con la huerta y el paseo tan bonito que nos dieron!.

José, el gerente de Sequer lo Blanch fue un anfitrión estupendo, nos mostró la cambra, lugar donde se seca la chufa para, posteriormente elaborar la horchata (y muchos más productos), repleta de chufas en reposo.

Los enanos se pusieron finos comiendo chufas

Tras mostrarnos la cambra donde las chufas se mantienen en proceso de maduración de dos a tres años para, posteriormente, sacar lo mejor de este tubérculo en forma de horchata, chocolate, cerveza e incluso allioli. Y es que Sequer lo Blanch es algo más que una horchateria, es lo que podríamos llamar un gastrobar y lo mejor de todo es que es kid-friendly a tope.



La tarde pasó super divertida entre paseos por la huerta que rodea el local, juegos y carreras en el parque que tienen preparado para los peques en la terraza y que, pese a ser muy básico (un par de columpios, un sube-baja y una cuerda de equilibrio) nuestros niños disfrutaron al máximo.Y es que no hay nada mejor que la libertad que da el campo y la huerta para dejarse llevar.



A destacar, la magnífica atención de todo el equipo que compone Sequer lo Blanch, nos encanta cuando vamos a locales donde se nota que disfrutan de su trabajo y lo transmiten. Un puntazo también a los amigos de Sequer por tener tantos pequeños detalles para con los peques, parque, tronas, espacio para que corran y jueguen sin peligro (sin olvidar que SIEMPRE tenemos que estar pendientes de ellos por muy seguro que sea el lugar en el que nos encontremos), baños adaptados con w.c. para ellos -tanto en señoras como "señoros"-, aunque para la próxima les pediremos también lavabos a su altura o en su defecto algún escalón para que lleguen nuestros locos bajitos, por pedir... 

¡Quedamos encantados con nuestra visita!, tanto fue así que este fin de semana fuimos a probar su cocina y he de decir que REPETIREMOS SEGURO. No tengo fotos de la comida porque, la verdad, la disfrutamos tanto que me olvidé del móvil, que de vez en cuando también está bien eso.

Os animo a que, si estáis por Valencia o planeáis una visita a la Terreta, no perdáis la oportunidad de visitar a José y su equipo, seguro que no os defraudaran. Además, si quereis hacer una "picaeta" o "esmorzaret" a media mañana... os recomendamos sus "coquetes" de la huerta regadas con una cerveza cambra de chufa bien fresquita, una delicia para el paladar.

Sin lugar a dudas, un lugar más que perfecto para pasar un rato agradable con nuestros peques y familia en plena huerta de Alboraia.



¿Conocías Sequer lo Blanch?, la próxima semana os mostraremos más locales amigos de los niños para poder disfrutar en familia.

¡Un besito rebonic@s!


viernes, 23 de junio de 2017

VEGAOO.ES - DISFRACES Y MUCHO MAS

Hace unos días contactaron con nosotros desde VEGAOO invitándonos a probar algunos productos de su tienda online de disfraces (y mucho más) y no pude más que responder con un gran ¡SI!.
Uno de los grandes entretenimientos de Martín es disfrazarse, tanto que estas pasadas Navidades sus Majestades los Reyes Magos de Oriente tuvieron a bien traerle un baúl lleno, llenito de disfraces.

Pero... una vez aceptada la invitación llegaba la parte más difícil... ¿qué escogemos?. Y sí, creedme, no fue naaaaada fácil. Tienen tantos productos que es difícil decantarse por unos pocos... primero pensé en elegir alguno de los disfraces en familia que tienen (padre/madre e hij@, familia al completo, pareja...) pero no veía yo al padre de la criatura vestido de abejita, ¡aunque hubiese sido un puntazo!. Luego dije... bueno, ¿y uno para MartínPrecioso y el perrito?, ¡ay pero si no tenemos mascota!, pero es que fue verlos y querer adoptar a un peludo (podéis ver de que hablo haciendo Click aquí)... Pues había qur decidirse y como no, una vez más el enanito se quedó con todo, a fin de cuentas es quien más lo va a disfrutar...

El enano últimamente está que lo flipa con el tema súper héroes, capas, máscaras, espadas y brutalidades máximas... con lo cual la temática estaba clara: súper héroes/mundo Marvel.

www.ymimundocambio.com

Elegimos dos disfraces, a cual más molón,  de "Hombre murciélago" y otro REQUETECHULISÍSIMO de Hulk. He de decir que tenía mus dudas con el tema calidad del tejido  y de cómo iba a reaccionar el peque al vestirse con ellos... ¿le picarán?, ¿se agobiará con las máscaras?, con la calor que está apretando estos días, ¿no le molestará?.




www.ymimundocambio.com



www.ymimundocambio.com

Pronto pude encontrar la respuesta a mis dudas, el pedido fue servido en un abrir y cerrar de ojos y sin incidencias en el transporte. ¡Que gran sorpresa descubrir que las calidades, tanto de uno como de otro, eran incluso mejores de las que podría esperar!. El disfraz de Bat-Man lleva un relleno de espuma que simula los músculos y, aunque en el de Hulk también podría haber optado por coger la Edición De Lujo (musculatura incluida), preferí no hacerlo al encontrarnos ya en verano y pensar que el peque se iba a asar... aunque luego tuvimos pelea por quitarnos los disfraces.

¡MartínPrecioso pasó una tarde estupenda en el parque jugando a ser sus súper héroes favoritos y para él no existía frío ni calor!

www.ymimundocambio.com

www.ymimundocambio.com

La verdad es que pasamos una tarde estupenda "Salvando al Parque" y todo gracias a VEGAOO.ES. Decir que luego la fiesta continuó en casa con las pinturas de cara que también nos enviaron y que, seguro, nos darán muchos ratos divertidos.

Si estáis buscando un disfraz, complemento divertido, decoración de cumpleaños, etc... os recomiendo que visitéis su página, en ella encontraréis a un precio súper competitivo todo lo que imaginéis y mucho más.

¡NOSOTROS SEGURO REPETIREMOS LA EXPERIENCIA VEGAOO!

lunes, 12 de junio de 2017

Operación des-colecho


www.ymimundocambio.com

Es oficial, desde el viernes 19 de mayo de 2017, fecha que pasará a los anales de la historia tanto de esta familia como mundial, ¡¡Martín tiene dormitorio propio!!.

Y sí, es que hasta ahora nuestro hijo, no sólo dormía en nuestro dormitorio si no que, dormía con nosotros... ¡en nuestra cama!. Ahora es cuando unos se llevan las manos a la cabeza,  otros tienen tema de critiqueo  conversación para un par de días y otros tantos confiesan con la boca pequeña que ellos también tienen "cama-patera".

Y es que, señoras y señores, en esto de la p/maternidad y como a mí siempre me gusta decir en cuanto se tercia... no hay buenos ni malos, no hay verdades absolutas ni formas de criar perfectas, simplemente es SUPERVIVENCIA. Haz lo que mejor encaje en tu familia, lo que os haga felices y de la forma que más fácil sea para todos sus componentes.

Si mi yo actual hubiera ido a visitarme hace unos años y a contarme cómo iba a ser como madre... vamos! Vamos, vamos! Hubiera pensado que me habían metido alguna seta alucinógena en la cola-loca. Pero ese no es el tema que ahora nos ocupa ya que, emulando al gran y mítico Francisco Umbral "yo he venido a hablar de mi descolecho".

Nunca entró en mis planes eso del colecho, no al menos de una forma inicial... si queréis saber un poco más acerca de lo que significa colechar, más allá del dormir en el mismo colchón, pinchando aquí podéis ver la definición que se hace en Wikipedia sobre el colecho y sus beneficios así como en qué casos está contraindicado.

Y es que nuestro colecho comenzó de la forma más inesperada... ¡por prescripción médica!, sí, sí, como leéis y es que la pediatra de Martín, una profesional a la que ADORO por su saber hacer, saber estar y sobre todo por ser una mujer ACTUALIZADA pese a ser de la vieja escuela  (sí, aún hay pediatras con unas cuantas décadas de profesión que aman su trabajo y defienden, respetan y apoyan a los padres en su forma de crianza, desde aquí GRACIAS AMPARO).

Martín nació grandote, 3750gr y 51,5cm, en el hospital perdió según me dijeron "de manual", 300gr los cuales tardó en recuperar ¡casi un mes!. Era un niño insomne, hacía tomas eteeeeeernas, incluso algunas se solapaban. Su sueño no duraba más de una hora o hora y media y yo no daba a basto... si nadie te cuenta realmente lo duro que es tener un hijo, menos lo hacen sobre los sin sabores de la lactancia materna, pero eso es harina de otro costal.

Todas las semanas, durante bastante tiempo, tuvimos control de peso con el peque, crecía mucho, muy rápido y se mantenía en peso. Una vez recuperado el peso de nacimiento seguimos con los dichosos controles para cerciorarnos que todo era correcto. Los pipis y cacas en cada toma, así como los pañales rebosantes eran buen indicador de que todo marchaba con la lactancia materna pero, no conseguía que durmiera si no era en brazos (míos o de su padre), al pecho o pegadito a nosotros, bien en el fular o encima nuestro.

Semana tras semana la pediatra del peque veía mi cara de mombie, dícese de la fusión de madre y zombie en un mismo ser,  parte por el cansancio natural y lógico de una mujer en la cumbre de su puerperio y parte por la falta  (excesiva) de sueño... tal sería la estampa que ofrecía esta mi persona queen una de las visitas la pediatra me preguntó: "pero, este niño... ¿cómo y cuánto duerme?", entonces le expliqué y me dió el primer consejo de supervivencia a la maternidad: "si vais a descansar más y mejor... dormid con él". El cambio fue, no voy a decir que brutal porque Martín hasta más mayorcito fue más bien de dormir poco, pero bastante considerable.

Al principio la familia se preocupó con el tema del colecho pero explicados los cuidados o precauciones a tener y viendo como nuestra pequeña gran familia iba ganando en descando, felicidad y armonía... no pudieron más que caer rendidos ante las maravillas del colecho. Quien alguna vez haya dormido con su bebé, me atrevería a decir que todos en algún momento de la crianza, no me podrá negar esa felicidad al despertar y ver a tu lado a tu bebé durmiendo o que te despierte con gorgoritos de alegría, vamos que aunque sean las 5 de la mañana!, uno despierta feliz.



Puedo decir que he disfrutado plenamente de estos más de tres años de colecho, no me arrepiento para nada de ellos, pero si volviera a ser madre no sé si repetiría, y no por nada,  si no porque no me gusta decir ni asegurar algo que no sé, simplemente sucedería o no... como creo que debe de hacerse, dejándolo fluir...

Y, si tanto he disfrutado el colecho, ¿por qué me planteé el descolecho?, sencilla a la par que difícil decisión... Martín sigue mamando, aunque cada vez es de manera más ocasional y ya casi  (salvo los días que se pone extrañoño) exclusivamente para dormir, cuando estoy de tetas presente, porque si duerme en la escuela infantil o con su padre no le es necesario... y por ahí van los tiros. Si al hecho de que mi hijo una cama de 180x200cm le parece una pista de baile nocturno perfecta, traduzcase en que se mueve más que una gelatina en un terremoto, (teniendo barreras de 160cm a ambos lados de la cama se ha llegado a caer en VARIAS OCASIONES por los pies de la misma,  no digo más),  le sumamos patadas, puñetazos, despertares en busca de teta, peleas continuas por el tapar/destapar de la ropa de cama y otros tantos inconvenientes que nos iban surgiendo... el resultafo final era una madre desvelada, preocupada y cansada que no era capaz la mitad de los días de rendir en el trabajo (el padre a todo esto la mitad de las noches .

Pero ahora que lo teníamos claro venía la parte práctica. ¿cómo hacerlo?, pues simplemente fuimos creando la ilusión. A medida que se acercaba el tercer cumpleaños de Martín le comentábamos lo mayor que se estaba haciendo y lo divertido que sería tener una "cama de mayor" para él solo. Desmontamos la cuna que estaba cogiendo polvo  en su cuarto, la pasamos del dormitorio de matrimonio a su habitación  a los meses de darnos cuenta de que había ocupado nuestra cama y que la minicuna-cuna-colecho restaba un precioso espacio junto a la cama, él mismo nos ayudó a guardarla. Su iaio era el encargado de traer su "cama de mayor" y durante 2 semanas, al llegar a casa por la tarde corríamos a comprobar si ya la había traído. Martín no paraba de contar emocionadísimo a todo el que cruzaba más de dos palabras con él que iba a tener una "cama de mayor" con una escalera y una puerta, esto no sabemos de dónde se lo sacó pero estamos ideando el cómo acoplar estos accesorios a la estructura.

Y POR FIN LLEGÓ EL ANSIADO DÍA. Montamos la cama y esa misma noche ¡quiso dormir en ella!, desde ese día Martín duerme en su habitación. En honor a la verdad, he de decir que no es tampoco un me duermo y hasta el día siguiente... hay noches wue se despierta una o dos veces y otras que ninguna. Tampoco hemos cambiado nuestro ritual de sueño, sólo el escenario de este, lo cual creo que contribuye a que el traslado gsya sido más fácil. Tras el baño y la cena un pipi, besito a papá y mamá y Martín se van a la cama. Cuatro mimos, un poco de teta, media vuelta y a dormir. Una vez dormido ya me retiro a mi cama.



Y ahora diréis... bien Carol, ¡objetivo conseguido!, ahora... ldescansarás por las noches, verdad?, pues no lo que yo quisiera sinceramente... Martín ha aceptado el descolecho a las mil maravillas pero, para mi sorpesa, creo que la que no esraba preparada era yo. La primera noche me la pasé en vela yendo y viniendo de una habitación a otra... y no porque Martín me reclamase, no!, él durmió toda la noche del tirón, era yo la que no lograba conciliar el sueño sin verlo y tenerlo a mi verita...

Estas tres semanas de descolecho no hacen más que recordarme que mi pequeño bebé ya no está y que ahora se ha convertido en un niño con más independencia de la que me gustaría. Vamos quemando etapas a la velocidad de la luz y yo, como madre de manual, no puedo di no sentir una extraña mezcla de orgullo y profunda nostalgia.

A los que me habéis preguntado durante este tiempo cómo habíamos hecho para descolechar a Martín no puedo más que decir que como hicimos con otras etapas: chupete (aunque fue él mismo quien lo dejó), pañal... respetando tiempos. Nuestro colecho empezó sin buscarlo y ha terminado sin forzarlo. Alguna noche hemos seguimos compartiendo colchón, eso sí, intentando que sea en su cama no en la nuestra y de forma anecdótica. Pero sin presión ni discusiones porque al final de lo que se trata es de hacernos la vida más fácil y bonita.

Y vosotros... ¿practicáis el colecho en casa?.

martes, 16 de mayo de 2017

El pito... ¿no se toca?. Historia de una BALANITIS (II)



Hace unos meses os contaba aquí cómo un tarde, sin más, nos encontramos con una Balanitis de órdago. Para quien no leyera el post y/o no sepa qué es eso de la BALANITIS os resumo breve y coloquialmente: dícese cuando se da lugar a una inflamación en el pene que viene dada bien por una infección o por uso de jabones inadecuados (irritantes), entre otras causas... ¡¡¡vamos que aquello está cual higo chumbo!!!.

La BALANITIS de Martín fue bastante grande, y sorpresiva, ya que unas horas antes "su colita", aparentemente estaba normal. Como os conté en su momento, con unos lavados y el antibiótico en crema que nos mandaron en pocos días el peque estaba como nuevo. Pese a ser conocedores del tema y haber leído sobre ello antes de que al peque le pasara (y ser conscientes de que es algo muy habitual en niños pequeños que aún tienen fimosis fisiológica) es algo bastante aparatoso y en ese momento ni lecturas previas ni leches solamente ves "aquello" como un pimiento colorado y a tu hijo que chilla como un loco si, incluso, le roza el aire...

Al par de semanas de finalizar el tratamiento que nos indicaron nos fuimos al urólogo con el informe de urgencias que nos dieron y a que revisara que todo estaba en perfecto estado. El doctor, joven y muy amable, fue un gran fiasco para mí... yo (la leida sobre el tema) iba casi convencida a que no le iba a dar mayor importancia y sería un "todo correcto para casa" y, bueno aunque sí fue así no fue del todo como esperaba... le explicamos el motivo de nuestra visita y pasamos a la camilla para que pudiera ver cuánto se retraia el prepucio. ¡Cual fue mi sorpresa cuando el glande se dejo ver hasta casi la mitad!, antes de la balanitis no lográbamos bajar el prepucio casi nada. Aún así, su recomendación fue que furante un mes le aplicáramos una pomada en el prepucio, preferiblemente dos veces al día y una de ellas tras el baño, para que la piel estuviera más blanda y receptiva para su aplicación y fuéramos retrayendo con cada aplicación.

Decidimos posponer la aplicación del tratamiento ya que tras la balanitis y sus curas el prepucio se retraia bastante bien, aunque aún no era total y dado que el prospecto de la pomada en cuestión indicaba que el tratamiento eran corticoides puros y duros... pues decifimos esperar un poco y ver cómo se desarrollaba todo.

"La mayoria de las fimosis fisiológicas remiten antes de los tres años, si no es así, es importante consultar con vuestro pediatra"


Pasaron las semanas, meses... y lejos de abanzar con el tema, nos dimos cuenta de que habíamos dado un paso atrás. No sé si será normal, pero el prepucio volvía a estar como al principio. Y el tema de "sacar el gusanito" como le llamamos en casa, lo lleva-ba un poco mal. Fue entonces cuando seguir las indicaciones del urólogo. Normalmente a los tres años las fimosis fisiológicas han remitido, aunque algunas pueden persistir hasta edades posteriores sin causar mayor problema y resolviéndose cuando el niño empieza a explorar su cuerpo. Pero la verdad es que sopesamos el tema, valoramos diferentes opciones, consensuamos y finalmente ganó el seguir las indicaciones médicas.

Aprovechando el inicio de mes comenzamos el tratamiento. En la visita a la consulta del urólogo, este nos explico el modo de aplicación y su frecuencia, 1-2 veces al día, en caso de aplicar 1 hacerlo tras el baño e ir probando todos los días a retirar un poco más. Y así comenzamos, 1 aplicación tras el baño y bajando el prepucio SIN FORZAR, muy importante el no hacerlo ya que el mítico tirón lejos de ser beneficioso puede producir desgarros que conllevan a empeorar el pronóstico de la fimosis, sin mencionar del daño físico y psíquico ocasionado a los pequeños.

En casa cada vez que hemos tenido que dar un tratamiento a Martín, que por suerte han sido pocas veces, le hemos ido preparando y explicando, en un lenguaje adaptado a su edad por supuesto, qué íbamos a hacer, cómo (contando siempre con su ayuda) y el por qué. Es algo que nos parece super importante ya que, el que ellos sepan qué va a pasar, hace que estén más calmados, participativos y, sobre todo, tengan seguridad.

"El uso de cualquier medicamento debe ser prescrito por un facultativo" 

He de decir que un par de días bastaron para empezar a ver resultados y a día de hoy, 15 de tratamiento, estamos muy satisfechos de los progresos. Estamos justo a mitad de tratamiento y ciertamente el cambio ha sido brutal, si bien es cierto que, una vez terminado, continuaremos con los ejercicios se haya logrado o no el objetivo con la aplicación de los corticoides de uso tópico. Una operación de fimosis no cabe como opción para nosotros de momento, otra cosa bien sería que existieran infecciones de repetición y/u otros problemas, pero si no se consigue, hasta que no sea más mayor nos parece innecesario el meter a un niño tan pequeño en quirofano, con una anestesia general siendo que esta tiene más peligro que la propia operación.

Por último recordar que, los medicamentos tratamientos (sobre todo los que administramos a niños) deben suministrarse bajo supervisión médica, quizá para vosotros que me estáis leyendo sea algo lógico pero no os hacéis una idea de la cantidad de veces que me han " recomendado" la pomada en cuestión... y no, el jugar a médicos lo dejamos para los pequeños que nosotros ya tenemos una edad, ¿verdad?.

En unos 15 días visitaremos al urólogo y veremos resultados... aunque lo que ya sé es la respuesta a mi pregunta: "el pito...¿no se toca?" Yo digo SI pero ¡con cuidado!.