martes, 26 de noviembre de 2013

TANTAS COSAS...TANTOS MIEDOS...

Mi amor... mi cosita... mi pequeño guerrero... Martín... si, ya tienes nombre y no paro de dar gracias todos los días al cielo por poder nombrarte, aunque... sigo con miedo... despertamos de la pesadilla pero aún la tenemos muy presente.

Espero que, algún día, cuando puedas leer esto comprendas todo lo que te queremos ahora, en el futuro imagino que debe de ser muchísimo mas pero yo se que ahora vivo para ti, para que estés bien dentro de mi y que tu papi se esta desviviendo por nosotros.... Ahora te cuento todo lo que ha pasado...

Después de un susto (otro mas para anotar en la libreta), con la doppler de las 12 semanas, tu pliegue nucal (mas adelante explicaré todo el tema de las pruebas, pero eso será otro día) era un poco elevado, 2'5, aunque nada exagerado nos fuimos a ver al gine quien nos dijo que todo era perfecto que las probabilidades de que sufrieras alguna trisomía eran ínfimas y que desaconsejaba el tema de la amniocentesis, pero una que es una manos rotas y mas si es para ti... había hablado con papi el hacernos el test NACE que es una analítica sanguínea que arroja valores como la amniocentésis sin suponer ningùn riesgo para ti, ni para mi, ya que es solo extraerr un tubito de sangre... bueno pues aunque mi gine no lo veía necesario pues me dijo que si tan claro lo tenía y disponía del dinero... es algo caro... que mal no nos iba a causar... que equivocados estábamos...

Nos dijeron que cuando estuviera el resultado nos llamarían para comunicárnoslo y nos lo mandarían por mail... y llegó la llamada, fue el 29 de octubre, martes, cogí el teléfono y me dijeron que la Dra. que realizó la prueba quería hablar con papi y conmigo ese mismo día a las 15h, cuando acababa las consultas... supe que no era algo bueno... nos dirigimos hacia allí y cuando enfilamos el pasillo de la consulta ya estaba llorando... al verme la doctora solo pudo abrazarme y decirme "lo siento"... todo se oscureció y no escuchaba mas que ecos rebotando en mi cabeza diciendo palabras como "trisomía 18", "Síndrome de Edwards", "incompatible con la vida"... no entendía nada, por lo que se ve los resultados habían arrojado que padecías una trisomía en el coromosoma 18, lo que se conoce como Síndrome de Edwards y que es incompatible con la vida, los bebés que llegan a nacer, por regla general no superan el primer año de vida y sufren grandes y múltiples problemas que les hacen estar la mayor parte del tiempo ingresados y en estado crítico...

Como te he dicho, el mundo se me vino abajo, ya perdí a tus hermanos y no podía soportar el perderte también a ti... pero algo teníamos claro papi y yo... no queríamos que sufrieras y que tu vida fuera de mí fuese padecimiento y dolor... no sabes como me dolía pero decidimos que, si se confirmaba tras la amniocentésis (prueba por la cual teníamos que pasar) la trisomía te diríamos adiós con todo el dolor de nuestro corazón, bien lo sabe el cielo... comprendo y respeto a los papas que deciden seguir pese a todo pero, de verdad, no pensaba en mí, sino en ti... no quería verte sufrir todos los días y mirarte sin saber si ese iba a ser el último día que te vería despertar...

El día 31 de octubre, tras hablar con nuestro gine, se programó la amniocentésis y un análisis rápido del líquido amniótico.... antes de realizar la extracción del líquido la ginecólogo que nos realizó la prueba dijo que quería verte bien para ver si atisbaba algún síntoma que dejara ver la trisomía, pues nos dijo que se solía ver algo "raro"... perfecto... un bebe precioso, lleno de vida... nadie se lo explicaba.... tras la amniocentésis pasé 24h en reposo absoluto y el sábado 1 podía empezar a levantarme, noté que estaba húmeda, que tenía escapes que no entendía y nos fuimos al hospital... allí nos dijeron lo que yo pensaba, con la amniocentésis se había fisurado la bolsa amniótica y tenían que ingresarnos... 7 días estuvimos en el hospital, esperando a los resultados y a que sellara la bolsa... las noches eran horribles, por el día intentábamos estar "normales", "enteros" pero cuando a la noche nos quedábamos papi, tú y yo solos... la angustia, las lágrimas y el dolor contenido del día salía... el miércoles 6 de noviembre nos dieron el resultado de la amnio... ERA UN FALSO POSITIVO! estabas perfecto!, aun así querían hacer otra prueba mas específica para corroborar el resultado y estar al 1000% seguros... teníamos que esperar un día mas... intentamos ser cautos y esperar al resultado aunque la luz de la esperanza empezaba a brillar... no puedes imaginar que horas más largas fueron aquellas... pero llegó el día siguiente y hubo esa confirmación telefónica... ahí si... ahí si rompí a llorar tan desde dentro que la abuela, que en ese momento estaba a mi lado, se asustó...no sabía si esas lágrimas eran buenas o malas hasta que acerté a decir... "Entonces... ¿está bien?" lo preguntaría como 100 veces más... aunque la abuela cree que contó como unas 857... solo acertaba a decir GRACIAS... mi bebé, mi príncipe, mi pequeño guerrero valiente... aún nos quedarían un par de días mas de hospital pero eso ya no importaba, TU ESTABAS BIEN! volvía a respirar, llamé a papi y lloramos juntos por teléfono... creo que ese momento solo podrá ser superado por el día en que te pongan en mis brazos y pueda besarte y abrazarte... aún hoy, casi tres semanas después, no me lo creo...

De momento todo marcha como toca, tu estás en mi tripita la mar de bien, y yo guardando cama hasta que nos den nueva orden... el próximo lunes, 2 de diciembre, con 21 semanas de gestación, nos harán la eco doppler morfológica y, si todo sale correcto, como ha de ser mi amor, seguramente podamos salir de este encierro, aunque a mi no me importe el estar en cama si es por tu bien... tengo tantísimas ganas de verte el lunes... que me digan que estas bien... cada vez que te veo en una eco me enamoro mas de ti... pensaba que solo se podía amar a un hombre pero he comprobado que no... yo quiero a cuatro... si si a cuatro... a papi, a tus hermanos y a tí... y sabes?, tú vas a ser el mas afortunado porque todos los besos, abrazos y cariño que teníamos para Mario y Joel te lo vas a llevar tú sumado al tuyo...

Te quiero mi amor... no sabes cuanto... nunca lo podrás saber...  junto a papi eres lo que me hace seguir este día a día... sin vosotros no podría el miedo me intenta ganar a veces, pero te siento dentro de mí y miro a papi y pienso... no! mis chicos se merecen que siga luchando, y eso voy a hacer.

Te quiere... mamá.