@YmiMundoCambio

miércoles, 5 de febrero de 2014

SÍNDROME DEL NIDO

Pues sí... lo he "cogido" y es algo inquietante... podría pasarme las noches sin dormir con el plumero en mano y lavadoras puestas.

Pero...¿cuándo se da?, ¿le pasa a todas las embarazadas?, ¿es normal?... veamos que dice nuestra "amiga" la WIKIPEDIA:

SÍNDROME DEL NIDO:
Se conoce como Síndrome del Nido a un tipo de conducta que se produce con frecuencia en las mujeres embarazadas consistente en incrementar el tiempo dedicado al orden y limpieza de la casa, a poner en orden las estancias, lavar las ropas, etc. Este tipo de conducta se da principalmente en el tercer trimestre del embarazo, es decir en fechas que se acercan a término. Algunos expertos plantean como hipótesis para explicar esta conducta que es una forma de afrontar la ansiedad ante la llegada del nuevo bebé, o como deseo de controlar la nueva situación. En todo caso esta actividad provoca sensación de tranquilidad y confianza a la futura madre.


Imagen extraída del blog de NONABOX


Si bien es algo común en todas las embarazadas puede no darse en todas...si es tu caso no te preocupes, esto, como todo, no es una ciencia exacta. 

Como bien dice la WIKIPEDIA suele darse en el tercer trimestre, aunque todo dependerá de la inquietud y el "nervio" que tenga cada mamá... yo he empezado a notar esta obsesión compulsiva por limpiar todo a partir de la semana 29... y es que yo muy ama de casa como que no soy... soy de esas "chicas modernas" que prefieren trabajar fuera que dentro del hogar... y mira que con el ejemplo que me dio mi madre y el que me da mi suegra... pero no, yo no soy muy "mujer de mi casa" aunque no tengo mas remedio que hacerlo (la magia que había en casa de mis padre, no sé por qué, no la pusieron en mi casa...aquí si algo se ensucia hay que limpiarlo y si dejo el bolso en la entrada no lo encuentro "mágicamente" bien colgado en el perchero de mi habitación. ¿Por qué será?)

Pero, aunque está muy bien el tema del SÍNDROME DEL NIDO este, hay que tener cuidado de no excederse, tener cuidado con los productos de limpieza y los esfuerzos y posturas inadecuadas, hay que salvaguardar el embarazo aunque se nos queden pelusillas debajo del sofá.

Yo he encontrado en una famosa red de supermercados valencianos, vamos en MERCADONA, un limpiador que es a base de vinagre, bueno es vinagre con agua y la verdad... aunque tampoco es que me emocione mucho siempre será mejor (que el VIAKAL y sus vapores), eso si la lejía no he podido evitarla, utilizo guantes y la rebajo con agua para evitar olores fuertes pero como un buen chorretón de lejía...

También he de decir que, debido a mi situación (mi embarazado está siendo de alto riesgo por mis antecedentes y llevo un cerclaje para evitar otro parto prematuro) tampoco me puedo exceder mucho con el tema limpieza. Con lo cual voy mas lenta que las tortugas cojas y eso me pone muy nerviosa, pero bueno hay que adaptarse. 

Descanso en cuanto me tono algo fatigada y luego retomo las labores. Lo primero es lo primero y Martín agradecerá mas llegar a tiempo que no que su mami obsesiva compulsiva tenga la casa como los chorros del oro. Por suerte también a partir de finales de esta semana vamos a contar con la inestimable ayuda de los abuelos para preparar la llegada del benjamín. Mientras tanto trapo en mano os dejo que voy a la faena.

Y tú... ¿has experimentado en tus carnes el síndrome de nido?.

2 comentarios:

  1. Yo con Nano no mucho la verdad... Y con este aún no lo sé. Si me noto muy soviética con el orden y quiero pintar mi habitación y el salón antes de que venga el bebé... Pero no sé si eso será o no será... Mira que en el fondo somos marujas eh???

    Un besito, preciosa!

    ResponderEliminar

Porque en mi Mundo tus comentarios importan y mucho! dime o pregunta lo que quieras!