@YmiMundoCambio

martes, 5 de agosto de 2014

SOMOS MAMÍFEROS

Del viernes 1 de agosto y hasta el próximo jueves 7 se celebra la SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA.

Aprovechando esto quiero relatar mi experiencia con la LACTANVIA MATERNA, la cual no ha sido tan bucólica como me la vndieron y por la que lucho día a día.

Ante todo aclarar que respeto profundamente a las mamis que por una u otra razón optaron por la Lactancia Artificial, tengo amigas que o bien por miedos, prejuicios o por poco apoyo y desinformación abandonaron o no llegaron siquiera a intentar, el dar pecho a sus hijos y hoy es el día que, con los ojos humedecidos por lágrimas me dicen cuanto me envidian al verme dar de mamar a Martín. También he de decir que igualmente tengo otras amigas que tenían claro que iban a criar a sus bebés con LA, igualmente merecen mis respetos, yo no soy quien para juzgar a nadie, todas somos mamis y queremos por encima de todo a nuestros hijos.

Desde un primer momento tenía claro que quería dar de mamar a Martín, por mis antecedentes seguramente no volvamos a tener un bebé y quería y quiero vivir la experiencia en toos los sentidos, aparte sobra mencionar los beneficios de la LM.

En el embarazo recabé mucha muchísima información sobre el tema, quise ir a un grupo de apoyo  la LM antes de dar a luz pero mi matrona me dijo que no era necesario, me arrepiento de haberle hecho caso y desde aquí te recomiendo, si estás embarazada y vas a amamantar, que acudas a un grupo de lactancia, ver dar de mamar es la mejor forma de aprender, además de que como otra mamá nadie te puede guiar mejor.

Cuando nació Martín salió de la sala de partos enganchado al pecho y la recomendación de mi ginecólogo no pudo ser mejor: "manténlo junto a ti y ofrécele el pecho todo lo que puedas y más". Así lo hice, los días que estuvimos en el hospital, y muchos mas que siguieron, los pasó pegado a mí y a mi pecho, suyo ya desde un primer momento.

Pensaba que una vez "enganchado" todo estaba hecho, nada mas lejos de la realidad. A las pocas horas empecé a sentir cierta molestia en uno de mis pechos y vi una especie de "ampollas sanguinolentas" en mi pezón, llegaron las temibles grietas!!, el dolor cada vez era mas molesto y Martín solo quería estar durmiendo o al pecho, o las dos cosas a la vez!

Dos días después de dar a luz nos dieron el alta, era viernes y yo seguía sin tener la "subida". Martín se pasaba horas y horas prendido del pecho, yo entre la emoción y la dedicación de esos primeros días, no conseguía dormir y eso sumado al baile de hormonas que había en mi cuerpo... lloré mucho, en ocasiones de alegría, otras de desesperación y muhas otras sin saber por qué.

La madrugada del sábado al domingo tuve la subida de leche y algo mejoró, mi pequeño se veia saciado y yo me sentí orgullosa de que mi cuerpo pudiera alimentar a mi hijo.

Las grietas muy poco a poco fueron curándose a fuerza de pezoneras, leche materna y purelán, aunque la lactancia aún no estaba afianzada, por mi parte puesto que Martín estaba y está, encantado con sus tetitas.

Hasta los dos meses no empecéa "disfrutar" de la lactancia, las grietas, miedos, inseguridades y el fantasma del peso de mi hijo no contribuían mucho.

He luchado y sigo luchando día a día por mantener este vínculo. Nadie te habla de las "Crisis de Crecimiento" y haberlas haylas, en un próximo post os hablaré de ellas, ni de los malos momentos que se dan, no en todos los casos por supuesto, pero una lactancia perfecta y bucólicadesde un principio nunca raramente se da.
Esto se debe, a mi parecer, a la falta de enseñanza generacional, me explico, hace poco lei un artículo en el que contaban como en un zoo de no sé dónde, Londres o EE.UU. creo, tuvieron que poner unos vídeos y llevar a mujeres para que amamantaran delante de chimpancés embarazadas pues al estar en cautividad no habían visto amamantar y cuando daban a luz no sabían cómo hacerlo! No os parece increible?.

Somos mamíferos, nuestro cuerpo está preparado para alimentar a nuestros cachorros y así mismo también lo está para que la leche materna sea nuestro primer alimento. ES NATURAL.

Por ello desde aquí, lanzo mi pequeña, pequeñísima, aportación a la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Porque, pese a los problemas que puedan surgir, podemos conseguir una LME exitosa. Porque es el mejor regalo que podemos hacer a nuestros hijos. Porque es una experiencia que toda madre debería tener. Porque la mirada que te regala tu hijo mientras lo amamantas es imposible de definir.

SOMOS MAMÍFEROS, AMAMANTEMOS!!

P.D.: Este post debería haber salido ayer pero Martín pensó que era mejor estar con mami tomando tetita y haciéndole mimos. Yo también lo creo!

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu post y como cuentas tu experiencia con Martín, porque la mía con Laura (queda ya bastante atrás) pero también fue similar a lo que cuentas, al principio no fue todo lo bucólica y bonita o como igual te la pintan, ya que me hizo grietas por mala posición de amamantarla, y después tuve una mastitis en uno de los pechos, y tengo que agradecer a mis matronas que me ayudaron muchísimo el que consiguiera una lactancia materna exitosa con mi hija, de otra forma no lo hubiera conseguido. Un besazo guapetona!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por comentar Marta. La verdad es que me hubiera gustado que me contaran los sinsabores y el "lado oscuro" de la LM.
    Me alegra que consiguieras una LM exitosa, yo tb espero poder prlongarla todo lo que pueda y un poquito mas.
    besotes grandes!!

    ResponderEliminar

Porque en mi Mundo tus comentarios importan y mucho! dime o pregunta lo que quieras!