@YmiMundoCambio

sábado, 1 de noviembre de 2014

LOS MILAGROS EXISTEN

Uufff veo que mi última entrada fue hace justo dos meses O.O! . Si pensaba que conocía el significado de la palabra EXHAUSTA ahora me he dado cuenta que nada más lejos de la realidad. Esto de volver al mundo laboral...

Pero feliz y orgullosa de encontrarme así, porque mi cansancio y mi felicidad (a partes iguales) tienen nombre y apellidos y unos ojos y sonrisa de impresión, todo hay que decirlo.

Esta semana estoy especialmente melancólica y feliz.

El miércoles hizo un año que me dieron ese maldito diagnóstico erróneo que partió mi mundo, mi corazón y mi alma en pedacitos muy pequeños, volvieron los días de llantos interminables y lo que siguió hizo que no pudiera disfrutar del embarazo de Martín como tocaba, esa pena la llevaré siempre.

Tal día como mañana, 2 de noviembre, ingresaba en el hospital por fisura de bolsa amniótica por amniocentesis y con el corazón encogido esperando los resultados. Lo que pasamos MiCari y yo no lo sabe nadie, ni siquiera la familia más cercana.

No voy a repetir la historia pues muchos ya la conocéis y la verdad es que necesitaría varios post y cajas de kleenex para volver a contarla.

Pero este no es un post de llantos, NI MUCHO MENOS!, todo lo contrario. Esta semana, la verdad es que todos los días, doy GRACIAS por mi bebé arco iris, mi quita penas, mi razón de seguir aunque no tenga pilas a veces, ya se encarga él de recargarlas con su sonrisa y sus miradas.

Mi pequeño gran milagro.

Hasta que no lo tuvimos en nuestros brazos no nos quedamos tranquilos, pero ahí está, tan perfecto, tan alegre y vital.

Me da la impresión de que os quiero transmitir tantos sentimientos que se atascan en mi pecho y no logran salir.

Igual tú, que estás leyendo esto, te encuentras en una situación difícil y no ves luz en ese túnel negro a que te conduce, o quizá estás ya dentro del túnel y piensas que no hay salida... no te rindas, no pierdas la esperanza, mantén la fe, ya sea religiosa o no...

Los milagros existen, yo tengo uno y se llama Martín.