@YmiMundoCambio

martes, 16 de agosto de 2016

Dime tu nombre...

No, no vamos a cantar la famosa, y preciosa, versión que hizo Duncan Dhu (allá en el año 1986) de  "Rouse Garden"(1970) de la cantante de Country Lynn Anderson, la cual por cierto podéis escuchar en su versión original pinchando aquí.

El post de hoy (y voy a obviar el tiempo que hace que no escribía uno... ejem... ejem) viene motivado por la noticia que saltaba en Medios de Comunicación y RRSS a raíz de unos recientes papás que acudieron al Registro Civil a inscribir a su hijo con el peculiar nombre de Lobo. 

No voy a ahondar en la noticia pues ese no es el tema que me ocupa aquí, simplemente decir que finalmente el pequeño se llama Lobo y sus padres están felices de ello, lo cual me alegra enormemente aunque no vea que sea un nombre adecuado para ningún niño, vamos que ni siquiera lo veo un nombre. Pero esto es una opinión TOTALMENTE PERSONAL y que carece de valor alguno.

De esto mismo es de lo que quiero escribir hoy... una vez comunicado el "estado de buena esperanza" a familiares, amigos, conocidos, gente cotilla, etc... una de las preguntas del TOP TEN (esto da para otro post) es la de... "¿y cómo se va a llamar? ¿habéis pensado ya en nombres?" y casi sin dar opción a réplica empiezan a bombardearte con una retahíla de nombres... María, Yasmine, Juan, Andrés, Kevin Costner de Jesús...



Y es que la elección del nombre de nuestro futuro hijo es MUY IMPORTANTE, es la primera decisión de muchas más que vendrán después que vamos a tomar por él y que llevará de por vida o por lo menos hasta que tenga edad legal para cambiarse el nombre...

Hoy está legislado el trámite de la "Imposición de Nombre y Apellidos al Recién Nacido", y por tanto hay que cumplir unos requisitos básicos los cuales copio y pego directamente de la web del Registro Civil de la Generalitat Valenciana (si en alguna otra Comunidad Autónoma cambia algo, por favor estaría encantada de saberlo):

"IMPOSICIÓN DE NOMBRES Y APELLIDOS

Las personas son designadas por su nombre y apellidos, paterno y materno, que la Ley ampara frente a todos (el orden puede invertirse).

1. LA IMPOSICIÓN DEL NOMBRE AL RECIÉN NACIDO

En la inscripción se expresará el nombre que se da al nacido, si bien no se podrán imponer más de dos nombres simples o de uno compuesto. Cuando se impongan dos nombres simples, éstos se unirán por un guión.
Quedan prohibidos los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, los que hagan confusa la identificación (por ejemplo tratar de imponer un apellido como nombre) y los que induzcan a error en cuanto al sexo.
Se considera que perjudican objetivamente a la persona los nombres propios que, por sí o en combinación con los apellidos, resultan contrarios al decoro (v.g. Caín, por sus connotaciones de maldad; o Mandarina, por poder provocar burlas hacia su portadora).
Desde el día 17 de marzo de 2007, ya pueden imponerse nombres como Pepe, Nacho, Inma, Charo, Paco, Chimo etc.
Por otra parte, no puede imponerse al nacido nombres que ostente uno de sus hermanos, a no ser que hubieran fallecido, así como tampoco su traducción usual a otra lengua.

2. EL ORDEN DE LOS APELLIDOS

La norma general es que el primer apellido de un español es el primero del padre y segundo apellido el primero de los personales de la madre, aunque sea extranjera, pero el artículo 109 del Código Civil prevé la posibilidad de que los padres, de mutuo acuerdo, determinen que el primer apellido del nacido sea el de la madre y segundo el del padre.
La solicitud de los padres para atribuir a sus hijos recién nacidos el primer apellido materno y el segundo paterno ha de ejercitarse antes de la inscripción.
El orden de los apellidos establecido para la primera inscripción de nacimiento determina el orden para la inscripción de los posteriores nacimientos con idéntica filiación. Es decir, si se invierte el apellido, del primer hijo, se deberá seguir este mismo orden para todos los hijos que nazcan después.
En los supuestos de nacimiento con una sola filiación reconocida, ésta determina los apellidos, pudiendo el progenitor que reconozca su condición de tal determinar, al tiempo de la inscripción, el orden de los apellidos."

Formalismos ineludibles a parte... ¿qué nombres son adecuados y cuales no para un recién nacido?, la respuesta es fácil TODOS. No seré yo quien diga qué nombre es apto o no para un recién nacido... yo misma he recibido críticas por el nombre de mi hijo, que como comprenderéis me paso por donde la espalda pierde su honroso nombre...

Me parece perfecto que haya una normativa para evitar que hermanos se llamen igual o en no poner una retaila de nombre que obligue a hacer del D.N.I. un tríptico desplegable pero ¿no dejar a los progenitores poner el nombre que deseen a sus hijos?, me parece algo más que abusivo, más teniendo en cuenta que nombres tales como Lluvia, Estrella, Montes, Valle, Rosa... o Ramos, Reyes (sí es nombre masculino), Santos, Modesto, Narciso. Todos son nombres aceptados y no tendríamos problema alguno al inscribir a un recién nacido con ellos.

Parte de la presunción de que los padres buscamos el mejor nombre para nuestros hijos y que tenga que ser un juez quien dictamine el nombre de un recién nacido... vamos que no lo veo.

Así como cada uno tiene un gusto en la música, la moda, el cine... pues también tiene un propio estilo al decidir el nombre para su hijo.

Y tú...¿qué nombre pondrías, o no, a tu hijo? y ¿por qué? ¿sabías de la "normativa" existente para inscribir a un niño en el registro?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Porque en mi Mundo tus comentarios importan y mucho! dime o pregunta lo que quieras!