@YmiMundoCambio

martes, 27 de septiembre de 2016

El pito...¿no se toca?. Historia de una BALANITIS.

Este es un post desde la mala experiencia... y es que ayer tarde-noche nos tuvimos que llevar al peque de urgencias, diagnóstico: BALANITIS.

Muchos no sabréis qué es, a otros quizá os suene el palabro y unos pocos habréis sido sufridores (física o emocionalmente). Para los primeros y segundos... ahí va la explicación:
La balanitis (del griego βάλανος, «bellota», en relación a la forma del glande; e -itis, inflamación) es la inflamación del glande del pene. Cuando también se afecta el prepucio, se denomina balanopostitis.

Etiopatogenia[editar]

La inflamación se puede deber a una infección (de tipo bacterianomicótico o viral), pero también podría deberse al uso de jabones inadecuados (irritantes). Por otra parte, la balanitis puede ser un síntoma de otras enfermedades inflamatorias o dermatológicas, como el artritis reactiva y el liquen escleroatrófico. La falta de aireación e higiene pueden hacer que el esmegma produzca inflamación y edema. La multitud de causas hace que se requiera un tratamiento específico para cada una.
De cómo nos dimos cuenta y/o por qué no lo nos alarmó antes... pues sencillo, la cosa fue tal que así:
Lunes, 20h "bathtime", Martín como cada día (bueno vale alguno se nos pasa pero habitualmente el baño es diario y la higiene NUNCA falta), se dispone a darse su baño mientras mami prepara la cena... mientras llenábamos la bañera hizo un pipí y se fue desnudando, el peque es bastante autónomo y, salvando algunos botones, sabe desvertirse solito. Listo para meterse en la bañera cuando... ALARMA! el pene de mi pequeño parecía un higo!, tal cual, estaba tan inflamado y rojito que solo me salió gritar y llamar a su padre que estaba preparando la toalla, pijama del peque para pasar un rato divertido en la bañera como cada día, cuando entró y le enseñé el pito (o chufera como le decimos nosotros) le cambió la cara... imagino que aunque yo estaba asustada el además estaba hipersensibilizado con el tema en cuestión... 
Obviando los pinchos, que el pobre parecía tener por dentro, así estaba el pito de mi hijo (mejor una imagen poética que lo que era)
Hasta ahora Martín no se había quejado y al vestirlo por la mañana "todo estaba normal", como os digo el peque es muy independiente y para hacer pipí va solito al baño (lo tenemos adaptado para que lo pueda hacer) y cuando necesita ayuda o ha hecho caca nos avisa para limpiar el culete... vamos que hasta ese momento todo había sido normal como cada día. Le toqué un poquito y empezó a quejarse, lógico y normal a vista de cómo estaba de inflamado. 
Rápidamente lo sacamos de la bañera e intentamos vestir pero ya no quería que le tocase nada la zona con lo cual lo envolvimos en la toalla, cogimos ropa por si después aceptaba vestirse y nos fuimos al Hospital. Allí el diagnóstico fue rápido y claro: BALANITIS. Le hicieron unos lavados con suero fisiológico y, tras tres jeringas de suero... ¡lo que salió de ahí!, empezó a supurar y entre los gritos del peque,tres personas sujetándolo más su padre y lo mal que me sentía viendo a mi peque así...(Doña Culpa Absurda, que siempre sepresenta donde no la llaman) tuve que salir de la consulta.
Con los ánimos más calmados, y el pene menos inflamado el pediatra nos explicó que al tener el prepucio tan cerradito y no retraerse bien, muchas veces se queda orina y suciedad dentro y eso provoca la infección. 
Tratamiento: durante una semana antibiótico oral y en crema (para introducir en el pene), y dos lavados de suero diarios, tras esto visitar a su pedriatra y valorar por el urólogo.
Y ahora viene la reflexión... yo soy de las que ha defendido a capa y espada aquello de "EL PITO NO SE TOCA", hasta ahora... no voy a desdecirme totalmente ahora y a opinar todo lo contrario, no, no es eso si no que creo que tal vez llevé demasiado al extremo mi convicción, y es que, como en casi todo... la vida no es blanco o negro, hay una amplia gama de colores de uno a otro.
Lo hecho, hecho está, no le voy a dar más vueltas pero quizá debería haber intentado mas a menudo comprobar o limpiar el pito del peque, alguna vez, muy pocas la verdad, he hecho la prueba de ver cuánto bajaba pero Martín no es muy colaborador y yo desisto pronto si no se deja.
Por esto, ahora, yo me pregunto... ¿he hecho bien?, ¿debería haber estado más atenta?, ¿si hubiera retraído el prepucio más a menudo le hubiera evitado la BALANITIS?, pues lamentablemente ya no lo podré saber, lo que sí sé ahora es que en esta laaaaaarga semana de curas y lavados que nos queda por delante, vamos a enseñar (intentarlo al menos) al peque a retraer el prepucio y que se seque la puntita después de hacer pipi para evitar una "recaída".
¿Conocíais la BALANITIS?, ¿Sabíais de su existencia? y... ¿qué opináis sobre retraer el prepucio de los peques?. Me interesa mucho vuestra opinión y experiencia!. GRACIAS. Yo por mi parte os mantendré informados de la visita al urólogo y de lo que nos cuente.

P.D.: Agradecer especialmente a mis chicas que siempre, siempre, siempre, están ahí preocupándose por nosotros. ¡¡AppStore vendiga el WhatsApp!!


1 comentario:

Porque en mi Mundo tus comentarios importan y mucho! dime o pregunta lo que quieras!